EL FRUTO

EL FRUTO


En el bosque artificial los setos se extendían hacia el infinito en filas perpendiculares a lo largo y ancho del huerto. Los frutos, cargados de sol y lluvia, colgaban como joyas, y Radme los iba juntando en una canasta de mimbre. Tenía la fatiga del día sobre los hombros, el sudor del trabajo en la frente y el pecho, y los arbustos la invitaban a acostarse un rato, a disfrutar en sus sombras frescas. Dejó su suerte a la gravedad, que la fue acercando a la tierra, mientras la arrullaba la brisa.

Despertó de golpe y vio la canasta vacía y la cosecha dispersa a su alrededor, vigilando su sueño. Radme vio una mandarina que brillaba entre las otras; redonda, suave y muy olorosa. Enterró la uña del pulgar en el ombligo de la fruta y con cuidado la peló. Los aceites de la cáscara explotaban en su cara y llovían en sus brazos. Los tímidos gajos se iban revelando, jugosos; entre ellos dormía una niña diminuta, con ojos de semilla y mejillas anaranjadas. Radme la tomó con ternura, y el olor cítrico y dulce se le pegó de las manos, se le metió en la nariz y le invadió el corazón. Un susurro se le despegó de los labios, se suspendió un instante junto a la oreja de la niña... “Radni Anam”... y se fue con el viento.


Por: Sofia Cardona

ÉL COME

ÉL COME


Mi viejo vive como come: despacio, un bocado a la vez. Le gusta ir rotando entre los elementos del plato para que quede en el paladar un gusto sutil a todo. Disfruta probando la estabilidad de su mano con la cuchara llena de comida, como un equilibrista; también desgarrando las fibras de la carne, una por una, deteniéndose justo antes de llegar al plato para evitarse (y evitarnos) el chirrido infernal del acero inoxidable contra la cerámica.

Tiene esta parsimonia para todo: así camina, habla y lee; estoy casi segura que así piensa. Los que lo conocieron joven dicen que tenía una vida frenética, veloz, y se embutía lo que le pusieran al frente. Tal vez así era, pero el viejo - mi viejo - nunca ha sido así.

Cuando ya está terminando su comida deja un bocado de cada cosa y forma una constelación en el plato que sólo él reconoce. Me pregunto si así terminará sus días, con recuerdos pequeños, preciados, con los que pueda saborear toda su vida y dar por terminada la comida.


Por: Sofia Cardona

AJEDREZ Y VINO

AJEDREZ Y VINO

Hoy les queríamos mostrar un poco más de cerca nuestra casa. Abrirles la caja de nuestra intimidad y que conozcan mejor nuestro grupo de amigos: Dualidad, intriga, estrategia y temor.

Quisimos manifestarles algo muy claro con esta serie fotográfica de Samuel Herrera Rodríguez. Dejarles esta secuencia de emociones limpias y juegos de luces discretos, que delimitan el juego del dominio y la polaridad. 


Fotografías por: Samuel Herrera Rodríguez

Síguelo en twitter
Síguelo en instagram

LAVANDERA

LAVANDERA


Está sentada en una banca, diminuta. De la falda de flores se asoman, colgando, los pies. Todo en ella es pequeño, menos las manos. Éstas tienen la piel gruesa y dura de lavar sin descanso, los nudillos grandes y las venas brotadas. El cansancio acentúa la curva de su espalda, pero su cara, llena de arrugas, se ve tranquila.

Cada vez le cuesta más quitar las manchas, estregar y escurrir la ropa, porque le duelen las manos. Pero estas cosas hacen parte de su vida y ella no espera que cambien. Mientras enjabona, frota, enjuaga y repite, observa la espuma que juega sobre las telas, deslizándose tranquila, y que finalmente se va por el desagüe.

Así, paciente y resignada, espera el día en que la muerte le arrebate el jabón de sus manos marchitas.

Por: Sofia Cardona

ANATOMÍA A MEDIA LUZ - SERIE FOTOGRÁFICA

ANATOMÍA A MEDIA LUZ - SERIE FOTOGRÁFICA 

Una serie fotográfica por Juan José Pelaez Villada. 13 fotografías a blanco y negro con un tono que une el misterio con la melancolía. 














Síguelo en Instagram

SONETO FALLIDO

SONETO FALLIDO



No exageraré mi condición de andaluz apátrida,
de irlandés renegado, de pájaro esquivo.
Ni diré que ni en el lateral de un fractal
cabe la cuarta parte de la mitad por verte.
Tampoco alegraré en mi defensa
que soy como un niño,
pues en realidad solamente
soy como era cuando era un niño.
No aludiré a víscera alguna, y desde luego
no reivindicaré la posesión de una entidad
intangible y etérea precursora
de todo acto y pulsión en último término.
No hablaré en nombre de ningún muerto
por esta noche, no afirmaré
haber visto lo invisible.
No voy a decir que son palabras
como estériles frutos de una probabilidad remota,
entretenimiento de seres moribundos de nacimiento.
No, tu cuerpo no es abstracción ni pasaporte
con que me despojo de mi hábito mortal.
No veo en que puede interesar al universo nuestra causa.

No, definitivamente, hoy no voy a escribir ningún poema.


Poema por Patrick Dasein
Síguelo en twitter
Síguelo en instagram




SELECCIÓN DE FRASES SOBRE EL HOGAR

SELECCIÓN DE FRASES SOBRE EL HOGAR


Hola lectores. El día de hoy queremos compartirles nuestra selección de frases relacionadas con el concepto del mes "el hogar". De algunos de los artistas que hemos estado estudiando estos últimos días y de los autores que más nos gustan y que hemos revisado recientemente escogimos 6 frases que nos hicieron sentir identificados. Esperamos que a ustedes también y que nos dejen en los comentarios más frases que giren en torno al hogar que ustedes atesoren, libros o artistas que hayan inspirado sus obras en este concepto. 

Esperamos las disfruten y se adueñen de ellas y de sus autores. 










EDITORIAL MARZO 2018

EDITORIAL MARZO 2018

 



Buenas noches señores. Hoy seremos breves:

Obedeciendo a razones mucho más introspectivo que en ediciones anteriores, el mes de marzo comenzó con una fuerte relación con nosotros mismos y con el concepto de lo que llamamos hogar. Entre otras cosas, comenzamos tratando de entender todas las emociones que se relacionan con la construcción de este lugar apacible, donde podemos sentirnos soberanos y las escalas en que a una realidad temporo/espacial (la mayoría de las veces), la reconocemos como nuestra.

Entonces, si vamos a ser objetivos, o al menos intentarlo. Tenemos que reconocer de entrada que el concepto es relativo y que evidentemente se presenta a diferentes niveles. Siendo esta revista y nuestro equipo de trabajo colombianos; enfocamos la primera dimensión de nuestro concepto sobre este territorio al sur del continente americano. Íntimo amigo del océano pacifico, de las 627 especies de peces de las arenosas costas del mar caribe y cómplice de más de 600 especies de orquídeas. Este lugar que tanto nos llamar a sus nativos “patria”, es en lo personal “el país de las emociones encontradas” donde se puede sonreír fácilmente con el calor y el folclor cotidiano de la gente y al segundo siguiente morir de ira e indignación por la ignorancia y la pobreza mental de la misma. Cómo decimos aquí “esas cosas pasan hasta en las mejores familias”… Aquí donde todo parece tan difícil pero cualquier cosa es posible, encontramos ese primer resguardo del espiritual y el primer reconocimiento del hogar. Por esto, la mayoría de nuestros artistas colaboradores de este mes tienen sus raíces en este pueblo de campesinos que huelen a amor y a sudor con café. Una selección de artistas emergentes llena de matices, de agua, de fertilidad, pero sobretodo de talento bruto.

Dentro de este conjunto de obras, florece sin pudor alguno, una narrativa sencilla llena de impecables descripciones cotidianas en los relatos cortos de Sofía Cardona. Y luego están invitados para una tarde de ajedrez y vino en una serie fotográfica por Samuel Herrera. Estos primeros trabajos marcan la pauta de lo versátil de aquello que encontramos cómodo; pero describe claramente aquello que asoma en nuestro ser emocional cuando intentamos evocar o manifestar nuestra idea sobre el hogar. 

Y si se nos “meten más al rancho”, pueden ver el trabajo fotográfico del otro cofundador de este proyecto: Juan José Peláez Villada, en una serie de trece fotos donde vemos en formato blanco y negro, como se debela un juego de ilusiones entre lo que vemos y lo que no, para derretir el hielo e interactuar con ustedes. Porque no yéndonos muy lejos, esta plataforma es la mejor de nuestras casas y el más numeroso de nuestros hogares porque en el habitan todos ustedes y como los consideramos importantes en su formación y crecimiento, decidimos participarles la noticia de que estaremos pintando esta casa durante un par de meses, procurando que puedan sentirse cada vez más cómodos entrando en ella.

Por último y no menos importante. Para dar ese remate introspectivo les dejamos el “Soneto fallido” de Patrik Dasein. Poeta nacido en la isla de Lanzarote. 

De toda esta edición esperamos como siempre que la disfruten al máximo y que se llenen de introspección, de amores y dolores propios. Pero también que se conozcan y que se vean siempre como un cangrejo ermitaño en busca de un nuevo caparazón.