ÉL COME

15:32 Letra Sucia 0 Comments

ÉL COME


Mi viejo vive como come: despacio, un bocado a la vez. Le gusta ir rotando entre los elementos del plato para que quede en el paladar un gusto sutil a todo. Disfruta probando la estabilidad de su mano con la cuchara llena de comida, como un equilibrista; también desgarrando las fibras de la carne, una por una, deteniéndose justo antes de llegar al plato para evitarse (y evitarnos) el chirrido infernal del acero inoxidable contra la cerámica.

Tiene esta parsimonia para todo: así camina, habla y lee; estoy casi segura que así piensa. Los que lo conocieron joven dicen que tenía una vida frenética, veloz, y se embutía lo que le pusieran al frente. Tal vez así era, pero el viejo - mi viejo - nunca ha sido así.

Cuando ya está terminando su comida deja un bocado de cada cosa y forma una constelación en el plato que sólo él reconoce. Me pregunto si así terminará sus días, con recuerdos pequeños, preciados, con los que pueda saborear toda su vida y dar por terminada la comida.


Por: Sofia Cardona

0 comentarios: