De los sonidos.

15:30 juan jose pelaez villada 0 Comments

Piano, de las teclas sutiles, pequeñas y taciturnas suena una canción,
El lápiz, suena al rayar, irrumpe con firmeza la apacible hoja.
La música, es atropellada por el sonido del trafico, el asfalto desgasta las ruedas, los horarios irrumpen en el silencio.
Silencio, ¿dónde? No hay, la prisa genera un estruendo, un grito de repudio a la falta de sonido.
Nos acostumbramos al ruido abrumador de la ciudad, a esos secos golpes al suelo y el sonido de los motores acompañando a nuestra vida cual música de fondo.
Los silbidos se cruzan de una lado a otro como pregunta y respuesta.
Grita la gente, ¡ehh! ¡ahh! corren, gritan, siguen corriendo y vuelven a gritar.
El viento, golpea nuestras ventanas, suena el vibrante golpe del vidrio contra el metal.
Respiramos, escuchamos el aire al chocar contra nuestra nariz; a lo lejos suenan voces y coches, hombres y animales, sirenas y pitos, en todo hay sonido, en nuestra sombra, en nuestro espíritu, hasta en nuestra cabeza, estamos pensado con el sonido de nuestra voz.

0 comentarios: