“Vine a fumar, para ver si algo pasa”

15:30 juan jose pelaez villada 2 Comments

Así es Samuel, mi amigo. Ese, que llega a mi casa y sin escrúpulos saca un cigarro.
 “Juanjo, ¿Por qué carajos tenemos que estar rodeados de gente tan inepta y vaga? ¿Qué karma estamos pagando?”

Fuma su cigarro, como si no hubiese otro remedio, se sienta en el balcón a mirar como entre el cruce de dos calles principales, todos esos que se dicen llamar “independientes en movilidad” por tener un vehículo, desperdician su condenado tiempo de descanso entre el tráfico.

Menciona una o que otra cosa sobre lo estúpido que es alguno de sus compañeros de curso, o sobre lo borracho que estaba con sus padres. Juega con el humo, taciturno por el finito de su condición, pero siente que aquel pedazo de vida blanco que sale de su cigarro, es lo único que puede controlar.

Habla de cómo pasa los días, entre amores y tragos, con sus líos y prisas. Son como pequeños trenes exprés que hacen paradas esporádicas en su vida, como si él fuese una dosis a largo plazo. No me extraña que entre esas prisas, idas y regresos, fume, uno que otro cigarro, solo para ver si pasa algo.

Soñador es poco para Samuel, pero no es de esos que se queda soñando en la cama, no, no. Prepara café, con su dosis diaria de nicotina, me escribe, “Juanjo, que se jodan todos esos que no hacen nada por sus vidas, yo voy a ser exitoso”.

Sopla el humo del café con el del cigarro, los combina, para ver si el color del humo en la mañana logra cambiar su vida.

2 comentarios:

  1. Gracias Juanjo. No sabes como agradezco y cuanto representa que escribas sobre mi. Sos un gran amigo y un excelente autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para un gran amigo, gran artista y gran persona.
      Con mucho cariño Sam.

      Eliminar