Entrevista con Santiago Restrepo Ceballos

15:30 Samuel Herrera 4 Comments


Sentados en su casa, junto a Polo su perro y compañero de vida, el músico paisa nos cuenta de su llegada al arte, a la música como canal para manifestar sus vivencias y emociones y nos habla de su trayectoria para empezar a construir una identidad musical. Santiago Nació en la Clínica León XIII el 26 de marzo de 1992 y con tan solo 23 años, se ha hecho un lugar en el gremio musical de la ciudad y es un exponente con gran potencial para el futuro del Jazz en Colombia.

Con una sonrisa en el rostro Santiago recuerda su niñez. A su hermano mayor tocando guitarra, que además fue su primer ejemplo y quien despertó en él por primera vez, un interés en las artes musicales. Recuerda también los primeros años de estudio en el Centro de Medellín, en el colegio Salesiano el Sufragio, las marcas en los muebles de su casa, en ollas y cuadernos, ocasionadas por el aficionado intento de hacerles resonar y sacarles a golpes la música, que ha movido su alma desde esos primeros años de infancia.

A pesar de ser una persona serena y amigable, Santiago acepta haber sido siempre bastante ansioso y en muchas ocasiones melancólico, analítico y un poco solitario. Pero no siendo esto un impedimento; aun estando en el Salesiano, formó su primera banda de punk con sus amigos llamada 10 grados, en la que tocaba la batería a los doce años de edad.

Su impasible dedicación a la música lo consagra como un gran baterista, aunque también disfruta tocar la guitarra y el piano siempre que tenga la oportunidad. Pero como el bien lo dice y como es obvio, su entusiasmo está en la percusión. Siempre se le puede sorprender mientras habla, reproduciendo sonidos con las palmas de las manos sobre los muslos o imaginando ritmos, moviendo las manos levemente, mientras sostiene un par de baquetas imaginarias. El crecimiento musical y su formación siempre fueron en gran medida autodidactas antes de su llegada a EAFIT, donde estudió música con énfasis en batería en Jazz, hasta el año 2015, año en que suspendió sus estudios con la intención de abrirse a nuevos proyectos y retos. Ahora busca la oportunidad de terminar sus estudios en una universidad extranjera.

¿Cómo fue el primer acercamiento a las artes musicales?

“Yo creo que eso estuvo muy influenciado por mi hermano. Yo lo veía tocar y quería ser como él, ser un rockero y esas cosas… Ese fue el inicio. Pero en realidad, a la música académica me acerqué fue cuando entré a EAFIT y conocí el mundo del Jazz, que es una cosa muy bonita.

Hubo una banda que me impactó mucho antes de empezar en la música cómo tal, que fue héroes del silencio; que me mostró muchas cosas sobre la música. Pero la banda que cambio mi visión de las cosas fue ataque 77, que es una banda de punk y bueno ellos fueron los que más despertaron el amor por la música y me demostraron que esto vale la pena y que ser músico puede ser revelador. Para mi ataque fue como una independencia: Independencia en cuanto a mis propios gustos, independencia de mi hermano, independencia musical. Eso me enamoró y me cambió mucho. Yo soy un punkero de mierda... Creo que esas bandas aún tienen una influencia sobre mí y sobre lo que hago. Pero creo que más que un legado musical o más que haberme dejado un género o algo, me dejaron fue un legado filosófico del arte. Uno musicalmente cambia y evoluciona mucho, pero uno nunca cambia su esencia y en eso hay mucho de esas primeras bandas”.

¿Por qué batería? ¿Por qué no otro instrumento?

“Como ya dije siempre le di a todo con palos, con reglas. Todo estaba dañado siempre y era mi culpa. No sé. Siempre quise ser baterista. Incluso yo aprendí a tocar batería por una mentira: En mi colegio había un grupo y yo quería ser parte del grupo y tocar en las misas. Entonces le dije al profesor de música que yo era baterista, que yo sabía tocar y él me creyó y me llevó a un ensayo. Pero era mentira, yo no sabía tocar nada, yo nunca había tocado batería. Y cuando él me puso a tocar y yo chapaleé ahí pegándole a eso, pues yo no toque nada… ¡Nooo nada! Esa fue una mirada de decepción muy fuerte. Él me dijo que por que no tocaba guitarra, pero yo le dije que no, que yo no iba a tocar guitarra, yo quería tocar era batería. Y había un man que estaba como alfabetizando y él fue quien me enseñó a hacer los primeros ritmos de batería. Así empecé”.

¿Cuál fue tu motivación para pasar de tocar batería por hobby y comenzar a ver la música como una profesión?

“Todavía me pregunto eso. La verdad yo nunca quise tener la vida normal que lleva todo el mundo: Tener un horario de oficina, ir y volver del trabajo todos los días como un robot. Yo nunca esperé nada de eso, pero sinceramente estuve muy confundido por mucho tiempo. Estaba tan confundido que hasta quería irme a la fuerza aérea, ser policía, irme para el ejército y esas cosas. Imagínate como estaba de confundido que pensé ser algo así. Pero yo siempre estuve enamorado de la música, cada vez me gustaba más y finalmente supe que quería estudiar algo con música. Entonces pensé en estudiar como producción musical o ingeniería de sonido, pero todo eso por miedo de estudiar música música. Al final terminé matriculándome a EAFIT y bueno. Creo que fue una buena decisión”

¿Cuál es el sentimiento que te queda al hacer música?

“Bueno, para mí la música es una forma de compartir con las personas y mí motivo de vida es expresar todo lo que pienso, todo lo que siento y como veo el mundo. Soy un afortunado por poder hacerlo a través de la música. No se… Al menos sé que no quiero pasar desapercibido en mis pensamientos, aunque el proceso creativo sea muy bonito igual. Pero si no hay un receptor, no existe, no hay música. No creo en un artista que diga que la música o que su trabajo es para sí mismo; yo pienso que la música es para ambos. Tanto para uno, como para alguien que lo escuche y se sienta identificado. Creo que la música siempre debe lograr llevar un mensaje.

¿Qué referentes tuvieron un mayor peso a la hora de escoger un camino en la música?

Em... Para mí un gran ídolo y uno de mis héroes es John Coltrane. Él es un predicador para mí y su música me ha ayudado mucho en la vida; demasiado. Por otro lado a mí me gusta el rock el punk y la música alternativa... Digamos que dos de mis álbumes favoritos son “A love Supreme” de John Coltrane y “Pinkerton” de Weezer. De hecho admiro mucho a Rivers Cuomo, porque me parece que sus letras son las más sinceras que he escuchado. Son hermosas. Y eso lo admiro y lo respeto mucho en un artista. Sentir esa sinceridad y que se note que no trabajan para vender, que no solo buscan sacar un producto. Yo diría que esos son unos de mis mayores referentes.

Dentro de mis referentes cotidianos, además de mi hermano, están mi profesor Sam Farley, que siempre me ha apoyado y me ha mostrado el camino y la luz y lo admiro muchísimo. También admiro mucho a un guitarrista; Pablo López. Él vive en Barcelona, es un gran amigo mío y a pesar de ser guitarrista fue el, quien me dio la mejor clase de batería en toda mi vida. A mis amigos, claro, con los que he tocado toda la vida: Julián Loaiza, Juancho Lopera, Diego Álzate, Sebastián Martínez. Se me escapan muchos otros, pero estos tienen un gran peso en mi vida musical, porque son los que me han acompañado todo el camino y me han marcado… Y en general admiro mucho a todos los que tienen la valentía de estudiar música y de seguir soñando”.

¿Qué es y cómo sucede tu álbum Indefensión?

“Bueno esa es una historia larga. Indefensión, su mismo nombre lo dice es cuando uno se siente indefenso. Yo lo hice para representar un momento fuerte en mi vida, que fue como hace dos años. Me dio una crisis de ansiedad muy fuerte y me sentí totalmente indefenso en este mundo y en la existencia. De hecho todas sus composiciones tienen algo que ver con la indefensión y con la ansiedad: En la ansiedad hay un punto que se llama Desrealización y una de las canciones se llama así. Otra es Imaginyección que es la combinación entre la imaginación y una inyección y es porque yo amo soñar despierto y esta canción es como un mensaje, de que la imaginación puede ser la mejor droga y la más barata. Y así va fluyendo todo el disco. Está conectado entre si y está conectado con el momento de la vida que estaba viviendo. Indefensión es un capítulo de mi vida que fue muy fuerte. Y la indefensión es algo que se vive entre el pasado y el futuro, como dos círculos que se juntan y forman un conjunto en la mitad, un presente. Ese fue un presente muy denso y muy duro. Yo este disco siempre lo he dedicado a todos los seres que se sienten indefensos en el mundo, personas, animales, cualquiera. Este disco es más como un homenaje a todas las personas que se sienten así porque yo también he pasado por eso y entiendo ese sentimiento.”

¿En este momento cómo ves indefensión? ¿Qué sentimiento te genera?

“Por un lado me genera tranquilidad y superación porque ya pasé ese momento de la vida y esa indefensión. En este momento lo veo es como un hijo y siento que él y yo vamos creciendo y madurando. Creo que me ayudó a formarme mucho musicalmente. Lo que compongo ahora y como pienso en la música ahora es muy diferente. También me siento muy orgulloso y veo indefensión con agradecimiento total, porque es un disco pionero en la escena del jazz de Medellín, es algo muy especial y es un disco que ha tenido muy buena acogida, así que solo tengo agradecimiento”.

¿Qué viene de Santiago Restrepo?

“En este momento estoy en un periodo de experimentación con diferentes formas musicales. Estoy empezando un periodo de composición y sobretodo de descubrir cuál es el capítulo de mi vida que estoy viviendo y cuál es el que sigue, para poder centrarme en crear y en sacar este nuevo álbum que viene. En este momento me veo grabando, siendo feliz y quiero sin duda seguir con la música. A pesar de las circunstancias siempre seguir con la música y como dice la frase cuida de la música, porque si cuidas de la música, ella te va a cuidar a ti”.


4 comentarios:

  1. Estos espacios que permiten conocer, este tipo de personajes son muy importantes. Felicitaciones a Santiago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El equipo de Letra sucia quiere agradecerte por tomarte el tiempo de apreciar nuestro contenido. te invitamos a suscribirte en el cuadro de seguidores, al lado derecho de la plataforma.

      Eliminar
  2. Que bien Santy.... eres muy teso y vas a llegar lejos... Carlos 419

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El equipo de Letra sucia quiere agradecerte por tomarte el tiempo de apreciar nuestro contenido. Te invitamos a suscribirte en el cuadro de seguidores, al lado derecho de la plataforma.

      Eliminar