Juan Manuel Roca

09:30 Letra Sucia 0 Comments

Fotografía por: Carlos Duque

Escritor, poeta, ensayista, periodista cultural y crítico de arte.

Nació en Medellín, Colombia el 29 de diciembre de 1946.

En sus primeros años de acercamiento a las letras, estuvo permeado por un tinte surrealista, que con el transcurrir de los años, se mezcló con la reflexión de la libertad en la que adunda. Lo que le permitió encontrar su estilo personal y sus temáticas de mayor interés a la hora de plasmar en el papel. Su sello, podría decirse, es la insistencia y la repetitividad de figuras, enmarcadas en el imaginario y en el “y si…”. Estos temas de aparición intercurrente en su obra son la muerte, el silencio, el agua, los espejos, la palabra, la noche; y por supuesto el tiempo.

Coordinó el periódico El Espectador entre los años 1988 a 1999.

En el año 1997 recibió el doctorado Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle.

Desde 1986 ha realizado talleres de apreciación poética en la Casa de Poesía Silva de Bogotá.

Es uno de los poetas más leídos en Colombia, con gran recepción en España y Latinoamérica y su obra ha sido traducida al francés, sueco, alemán, inglés, neerlandés e italiano.

Tiene publicaciones en acompañamiento con artistas plásticos como Augusto Rendón, Antonio Samudio, Fabián Rendón, José Antonio Suárez, Darío Villegas y Patricia Durán.

Reconocido con Galardones como: Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus (1975). Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia (1979). Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar (1993). Premio Nacional de Cuento Universidad de Antioquia (2000). Finalista Premio Rómulo Gallegos de novela, (2004). Premio Casa de América de Poesía Americana (2009).


Carta en el buzón del viento



Sin saber para quien,
Envío esta carta en el buzón del viento.
Oscuros hombres han merodeado a mi puerta
Con gabanes abulados por la escuadra de una lugger,
Y en la noche, mientras leía a mis viejos poetas enlunados,
Una legión de sombras ha roto mi ventana.

No son duendes.
No son fantasmas los habitantes de este ebrio rincón del mundo,
Y sin embargo,
Nos hemos visto dando nombres propios a un vacío:
Hay un poblado de hombres desaparecidos
Y es frecuente escuchar en las calles y en los bares
A las gentes que hablan de abandonar un país como un barco que naufraga.

Sin saber para quién,
Escribo esta carta puesta en el buzón del viento,
Desde una nación donde alguien proscribe el sueño,
Donde gotea el tiempo como lluvia envilecida
Y la risa es condenada por traición a los espejos.

No sé a quién pedirle que abra su ventana
Para que entre esta carta puesta en el buzón del viento

0 comentarios: